Proyecto

Nuevo  edificio de Consumo Cero para Oficinas de la sede Kömmerling.

Concurso

Primer premio. Concurso internacional de proyectos a dos fases con intervención de jurado para diseño y ejecución.

Fecha

2017

Situación

Camarma de Esteruelas, Madrid.

Presupuesto

850000 euros

Propuesta

IN[Between]

Autores

David Moreno Rangel y Elena Vilches Álvarez.

Colaboradores

Ángela Dub, Paula Esquivias Fernández, Carlos Moreno Martínez. Luis Angulo Serrano, Rafael Cano Aceituno, Fernando Prieto Álvarez y Elena Roldán Camas.

Consultora medioambiental

Enmedio Studio.

Colaboradores externos

Infografía: J Ramón Guerra. Ingeniería: Jesús Soto (Alter Technica). Paisajismo: Jordi Nebot y Teresa Galí (Arquitectura Agronomía). BIM: LabBIM arquitectos.

Promotor

Profine Group Gmbh, Kömmerling.

Gestor

Zero City Project.

Descripción

Esta iniciativa desea posicionarse a la cabeza del diseño de Edificios de Consumo Cero en España, anticipándose a la normativa europea donde todos los edificios de nueva planta deben ser de consumo casi nulo a partir del 2020. En este contexto se lanza un reto con triple objetivo indispensable para ganar: es necesario la creación de un entorno de calidad espacial para los nuevos trabajadores, materializándose en un edificio de consumo cero de 850-1000m2 de un coste ‘razonable’, concretamente 850.000 euros de presupuesto de ejecución material. 

Para la consecución de dichos objetivos, el promotor Kömmerling y ‘Zero City Project’ (ZCp) proponen una metodología de trabajo que aúna herramientas legales (contrato IPD), de gestión (LEAN construction) y tecnológicas (metodología BIM), donde los actores promotor, gestor, arquitecto y agentes de la construcción colaboran desde etapas tempranas de diseño para optimizar el proyecto desde el comienzo y minimizar despilfarros futuros con acciones que no añaden valor pero sí tiempo y dinero, por mala gestión y falta de previsión. 

Propuesta:

InBetween propone dos cuerpos funcionales (el espacio de oficinas y el showroom) semienterrados y unidos entre sí que arropan a la plaza de recepción. Se genera un jardín trasero al que miran los trabajadores y que ayuda a olvidar el contexto industrial en el que el edificio se inserta.

El descenso se produce a través del volumen del showroom dirige hacia la zona de comedor. Los distintos barrios de trabajo se distribuyen en peine separados por patios que introducen luz, ventilación, y vistas al exterior, permitiendo una máxima flexibilidad y organización interior. Las reuniones informales resguardan a los puestos de trabajo y se enfrentan al jardín sur, generando un espacio buffer. Los recintos de soporte y servicio acompañan a la espina de circulación adhiriéndose al muro norte de contención,  y se aíslan para proteger de ruido a los trabajadores.

La propuesta responde desde fases tempranas del diseño a un conjunto de estrategias pasivas que siguiendo los preceptos de PassivHaus, ayudan a que los sistemas activos de calefacción, refrigeración e iluminación artificial se vean minimizados. Así se confirma que la energía más limpia es la que no se consume. De este modo, se llega al triple establecido, y se demuestra que se pueden hacer edificios de consumo cero a costo razonable que ofrezcan calidad espacial al usuario.