Estrategias de reactivación

Intervención sobre la ciudad

 

Entender que el desarrollo siempre implica crecimiento es un error monumental. Ante la ‘cultura del casino’ que nombraba George Steiner (la que busca un máximo impacto y una obsolescencia inmediata, fomentando el consumo) la arquitectura no puede responder con un embelesamiento por lo nuevo: Construir y demoler, construir y demoler.

Como Hans Hacke decía en su manifiesto, debemos hacer algo que reaccione con el entorno, que cambie, que no sea estable. Hacer algo indeterminado, que tenga siempre un aire distinto, una forma que no pueda ser preconcebida. Hacer algo que no pueda funcionar si no es en relación al entorno, algo sensible a la luz y a los cambios de temperatura, sujeto a las corrientes de aire, que fomente la cohesión social y la capacidad política del espacio. Hacer alguna cosa ‘viva’.